lunes, 8 de diciembre de 2008

FRASES

Hoy en día, las mujeres ya no se conforman con cualquier cosa. Existen diferentes métodos para lograr tranquilizarlas. Algunos hombres, la mayoría de ellos, les compran cosas materiales, regalitos piteros, como perfumes, chocolates, osos de peluche, pendejadas que pasado un tiempo, las hijas de la chingada, sin importarles el esfuerzo que tuviste que hacer para comprar ese regalo, lo hechan al olvido como si nada y solo pasa a adornar su cuarto, junto con miles de regalos más, que seguramente, alguna otra persona les dio.

Por mi parte, creo que la mejor manera de contener a una nalga (bueno, a una mujer) es hablando. Pero no hablando en forma seria, porque hablar de verdad con una pompa, es imposible. Aceptémoslo, cuando estamos frente a una, solo pensamos en como se comportará en la cama, a la hora de follar (esto no aplica con todas, debido a que existen mujeres que me dan lastima, a las feas, no puedo ni mirarlas).

A lo largo del tiempo he aprendido algunas bellas frases que siempre nos salvan de situaciones comprometedoras, y que, al final del día, en vez de ofenderse, terminaran riendo. Aquí unas cuantas:

-Cállate o te cojo!
-¿Me pegas una chupadita?
-Oye, ¿como ves si mejor me regalas una mamada?
-Ya cálmate, mejor vamos a cojer.
-Pégate a unos guapos, no seas mala.
-Lo siento, pero este es uno de esos momentos en los que solo pienso en sexo.
-Estas bien buena, si te peino la rata eh.
-Cada que te veo, se me hincha la vena.

Bueno, esas son solo unas cuantas. Cuando yo las he aplicado, al principio se sienten ofendidas, pero después se ríen, les gusta y acaban por ceder. Apliquen cualquier día una de estas frases y observen los resultados, si no les funciona, pues ni pedo, esa vieja no era para ti.

ATTE: SR. SIN SENTIDO Y SIN PERTENENCIA