miércoles, 11 de junio de 2008

Invalidez, ¿Valida?



Nota para los Lectores:
Seré breve, esto que pongo aquí. Es un cuento, solo quiero explicar lo que intento hacer en mis próximos 5 escritos. En la película V de venganza, mencionan una frase (ignoro de quien sea). Que expresa a la perfección lo que quiero hacer con el blog la frase dice:



"Un artista es aquel que dice mentiras, para revelar una verdad. Y un político, es aquel que dice verdades para tapar sus mentiras."
Por eso escribiré 5 cuentos, poemas o algo parecido aquí va el primero. Espero les agrade.

INVALIDEZ ¿VALIDA?



¿Pueden Ver?, ¿Pueden abrir los ojos y observar esta imagen? ¿Qué imagen? La imagen de las calles de esta ciudad, de cualquier ciudad. Una ciudad poblada y fría, moviéndose, cual mecanismo de relojería ¿La imaginan?

Ahora, imaginen a un montón de gente pasando, en uno de esos días olvidados. Donde no hace ni calor ni frió. El cielo esta gris, estático y lo único que se percibe es soledad e indiferencia ¿Logran Sentirlo?



Pues, ahí esta, la visión de un lugar, de una ciudad, de una población, de un día miserable y de un callejón. ¿Un callejón? Si, un callejón, oculto en la ciudad. Donde se hayan los desperdicios de la ciudad. Donde esta esa gente que es omnipresente. Que siempre esta pidiendo un pedazo de pan, una moneda, una mirada. Gente que es amamantada en la calle, gente que nació en la calle y que morirá en la calle. En medio, de toda esta gente, hay un "gremio" de ciegos. Todos gafiados, para ocultar sus ojos sin sombra. Con sus bastones, sus instrumentos de trabajo y sus harapos. ¿Logran verlos? ...Ellos no.


En medio de estos inválidos, se encuentra uno llorando en silencio. Dando el berrido, mas doloroso, y a la vez, mas callado de su vida. ¿Quien es este hombre?, ¿Por qué llora? ¿Qué oculta?


Este hombre, es todos los hombres. Llora porque esconde una culpa. ¿Cuál Culpa? Que el, no es ciego. Que es un impostor, un miserable. Que se hace pasar por un ciego. Un desgraciado, un aprovechado, un... ¿Qué es este hombre?, ¿Es todas estas cosas?, ¿Puede ser?, ¿Quién Sabe? Ni siquiera, el lo sabe.


El solo recuerda, el camino que lo llevo a ser un "seudo ciego". El camino, que lo obligo a mimetizar, cada movimiento, cada conducta, cada herida de un ciego. El camino que lo llevaría, a una actuación, digna de conmover al mismísimo. Miguel Inclán. Recuerda, como una tarde lo echaron de la obra. Donde nunca fue más que un albañil más, un artesano más del montón. Tomo sus cosas y sus herramientas, mientras escuchaba el grito de su jefe"¡Largate!, no sirves para un carajo cabrón". Que torpe, que torpe había sido. Un pequeño error y lo habían arrojado a la calle sin comida. Si hay gente indispensable para el trabajo, también hay gente dispensable para la vida. ¿Que a nadie se le permitía un error?


El siguió, por ese sendero, ofreciendo sus "dispensables" servicios para comer. Al cabo, de un par de semanas, comprendía que sus servicios debían ser infalibles. Si fallaba, no comería "Hay que ganarse la vida". Pensaba cada que fracasaba. ¿Pero que no ya teníamos la vida?, ¿En qué momento la extraviamos o la ganamos?


Ahora, ¿Pueden ver a este hombre, unas semanas más tarde, hecho mierda y tirado sin saber que hacer para comer? Véanlo, ahí esta. Y es, en ese estado de putrefacción, cuando la providencia se le acerca y lo cachetea con una dosis de ironía. Sentado ahí en la banqueta, observa a un ciego que intenta tocar la guitarra y cantar. El ciego tropieza, a la "vista" de todos. Golpeando, en seco, contra el suelo y dañando su guitarra. El mira todo con atención y se asombra al ver que la gente ayuda al ciego a levantarse y le dan dinero para componer su guitarra. " ¿Porqué se le paga si a tropezado?, ¿Porque nadie le grita?". Son las preguntas que le vienen a la mente, pero nadie esta ahí para responderle.


Comienza a seguir al ciego, como si el tuviera la respuesta, como si detrás de esas gafas, se ocultasen miles de años de conocimiento, miles de años de la humanidad. Lo sigue, incansablemente, como, si del ciego, dependiese su vida. Lo ataja, de un golpe y le pregunta:

-Disculpe, ¿Por qué lo tratan tan bien?
-¿Qué?, ¿Que quieres hijo de tu puta madre?
-¿Porqué lo tratan bien?-pregunta insistentemente.
-¿Qué?, ¿Quien me trata bien?, ¿Que estas pinché loco? Ándate a chingar a tu madre. Como, si no tuviera que aguantar con ser ciego. La pinché lastima de la gente y ahora a pendejos como tu.¡Quitate!-


El ciego lo aparta de un brusco golpe y continua su camino, lo mas aprisa que puede."¿Ciego?,¿Lastima?, El debe saberlo, debe saberlo". Cavila, mientras, sigue al ciego sigilosamente. Ve sus acciones, el trato que recibe. Comienza a entender lo que pasa."Si, yo fuera ese wey, tocaría mejor la guitarra y conseguiría más dinero. Si yo fuera el...Si yo fuera ciego " Concluye, mientras observaba, la torpe pero humilde, presentación del ciego. Empieza a seguirlo durante uno, dos, tres días. Una semana. Ve a otros ciegos y "observa", comprende lo que hace. Esta, a un paso, de adquirir el papel principal de ciego. Con sus últimos centavos, compra unas gafas, un bastón y roba un trasto.


Comienza, simplemente, a caminar con su nueva "visión" de la vida. Posee un caminar muy torpe para un ciego, si esto es posible. Un caminar, demasiado normal para un ciego. Pasa el tiempo y el dinero no cae. Empieza a sentir desesperación y a preguntarse "¿Qué estoy haciendo mal?".Cuando, de pronto, recibe una limosna de una chica joven. De, un segundo a otro, la lluvia de dinero comienza. Vuelve a comer, y consigue una guitarra. Ofrece sus servicios "dispensables" de albañil. Siguen siendo dispensables y regulares. Pero, ahora son, los servicios dispensables y extraordinarios de un ciego muy "habilidoso". La gente prefiere pagar por un trabajo bien hecho, o por un trabajo mal hecho, realizado por una persona aun peor. El trabajo no los asombra, los asombra la persona que lo realiza.

Sus "interpretaciones" se vuelven perfectas. Ahora, ha adquirido la virtuosidad en la "ceguera".

El ciego perfecto podrían llamarlo. Es victima, de la compasión y los cariños del mundo. Y, a su vez, no ha perdido ningún sentido. El maestro del engaño y del cinismo es mimado como rey."En labores de ciegos, el "no-ciego" es Rey".


De pronto, en un día de actuación, en sus "tierras".Tropieza con una pandilla.
-¡Fijate! Pinché ciego de mierda- Exclama el líder de la Pandilla
- Discúlpeme joven. No lo vi. Exclama El tímidamente.
-¿Ahora eres comediante? Te voy a partir toda tu madre pendejo-

Los pandilleros empiezan a golpear sus costados. Destruyen su guitarra y roban sus pertenencias, mientras, le tiran puntapiés a la boca. De pronto, unos ciegos y un policía, corren hasta donde están los pandilleros.

-Son esos hijos de la chingada. Agarrelos a los putos.¿Cómo pueden robarle a un ciego?-Exclama el mayor de los ciegos.

Los ciegos y el policía lo ayudan a levantarse.
-Gracias- Exclama, con una voz entrecortada por la sangre y la saliva en su hocico.
-Ojala un día agarren a esos hijos de puta. Ven hermano, necesitmos ayudarte. Si nosotros los ciegos no nos ayudamos, valdremos madre. La gente siempre nos menosprecia y se aprovecha de nosotros- Exclama el anciano ciego.

Y, ahí esta, una imagen "poética". ¿Pueden Verla?, ¿Pueden ver al grupo de ciegos ayudando a un "seudo ciego"?, ¿Pueden verlos en cualquier callejón, de cualquier ciudad?, ¿Pueden ver un gremio de ciegos, y en medio de ese "gremio", a un hombre llorando en silencio, en medio de ellos y echo una mierda? ¿Logran ver?


Este hombre soy yo, Este hombre eres tú. Este hombre es todos los hombres. Llora por lo que es. En lo que se ha convertido. En, lo que lo convirtieron.Los ciegos comen y ríen. Un ciego se acerca a su oído y le susurra:

-No llores. Yo lo se, yo también he visto el mundo- Le dice el ciego.
Se voltea lentamente y trata de balbucearle algo al ciego. Pero no sabe que decir. No sabe como actuar.
-No te preocupes, hay que ganarse la vida- Replica lentamente el ciego, mientras, le da unas palmadas en la espalda.


Imaginen por un momento a este hombre acogido por el mundo, acogido por los ciegos, acogido por el metro de cualquier ciudad, en cualquier país. Actuando de ciego y caminando por el vagón. Pidiendo una caridad. Imaginen a unos jóvenes viendo, atentamente al ciego. ¿Tienen la visión? Observen a uno de esos jóvenes, alzando su puño en silencio y levantando su dedo medio hacia el ciego. ¿Logran entenderlo?

-¡Huevos puto!- Exclama El en tono agresivo, permitiendo que todos en el vagón escuchen.
-¡Ayyy Cabron!, No mames-Exclama el joven sorprendido.
-Ni modo joven, hay que ganarse la vida.


FIN


Atte
Sr Nadie.