miércoles, 15 de octubre de 2008

DIA EXTRAÑO

Sábado. Asistí al dentista. Si hay una cosa que detesto en este mundo es ir al dentista. No soporto saber que un wey, del cual desconozco sus hábitos de higiene, introduzca aparatos extraños en mi boca, sobretodo un pinche taladrito. Me caga.

Después de un rato de constante sufrimiento, en el cual no hicieron nada más que tomarme unas placas, fui a comer con mis tíos. Trague como un marrano, no, peor aún, creo que ni los marranos comen tanto como yo ese día. Comí y comí carne, la comida de todo buen hombre. Al terminar, mi tía me convenció de pedir un pastel, el cual también me chingue sin reparos.

Salimos del restaurante. Tome un pesero y fui a casa de una "niña", la cual me atrae bastante, pero en demasiadas ocasiones se pone ruda. Creo que eso es lo que me gusta de ella. En esta ocasión, para no variar, se volvió a poner ruda. La armo en grande y decidí largarme a mi casa, ya no soportaba más reclamos.

Mi primo confirmo entradas gratis al concierto donde Maldita Vecindad se presentaría de telonero. En mi casa, mientras me cambiaba los tenis, recibí una llamada...era "la niña". Las cosas se alivianaron y fuimos todos al concierto, al cual, entramos gratis.

La Maldita Vecindad, como era de esperarse, no decepciono. Cada vez que los veo tocan mejor. Ni siquiera la lluvia logro mermar mi animo. Fue una chingoneria de concierto, solo que hubiera preferido verlos únicamente a ellos, porque el siguiente grupo Manu Chao, son de lo más aburrido en vivo. Todo suena igual. Si hubiera tenido mota en mi cuerpo, tal vez el concierto sería diferente, pero al no tenerla, decidimos largarnos a los 20 minutos de iniciado.

Este post, no es más que para informar a todo mundo que la "seguridad" brindada por el "grupo lobo" en los conciertos es una mierda. Nosotros entramos con boletos del juego Pumas-Indios. ¿Quieren saber como lo hicimos? Pues no pendejos, no lo diré, encuentren sus propios métodos, pero en verdad, es más fácil de lo que imaginan.

Además haré un aviso importante, no asistan nunca en sus vidas a un concierto de Manu Chao, en verdad toca horrible, pero con esto no demerito todo lo que ha hecho en latinoamérica gracias a su música y que, queramos o no, es un icono para la música de América.

En cuanto a la Maldita Vecindad, no queda más que agradecerles por todos estos años de música chingona.

Sobre la "niña", creo yo que tendré que aventarme un buen polvo con ella para conseguir que se tranquilice, de lo contrario, cada día se podre peor.

ATTE: SEÑOR SIN SENTIDO

1 comentario:

Dani sonrisas magicas dijo...

en general, creo que los dìas son de por si extraños...