lunes, 3 de marzo de 2008

ZAPATOS

Hace un par de horas que estaba en el subterráneo. El tipo que estaba a mi lado sin duda tenia mal gusto, lo adivino seguramente por su fina bebida la cual era un jugo de alguna cosa como zanahoria en una bolsa de plástico, la estaba sorbiendo de una manera tan desagradable que me dio asco y sentí repudio por él enseguida .

Llevaba un saco barato con parches en los codos, un chaleco de punto bastante viejo, su pantalón daba pena de lo sucio y mal planchado que estaba, sus lentes pegados con cinta transparente y, ¡Por Dios!, sus zapatos, sin duda nada comparado a unos Balley y menos a unos Ferragamo, estaban sucios tal y como su aspecto. Que asco de culero.

Un día mi abuela me dijo: “Si quieres saber como es una persona…ve sus zapatos” Me pregunto si es cierto. Yo tengo algunos buenos pares, casi todos tenis y casi todos Adidas con colores poco ordinarios pero sutiles; así que reflexiono acerca de como es mi personalidad, tengo algunos otros, tres pares de zapatos negros, seguramente para cualquier ocasión, unos cafés de ante bastante cómodos, de esos que usan los señores para ir a los toros, dignos representantes de la tierra del ruedo, bien plantados en el tendido para ver lidiar al toro y al matador, unos grises de uso rudo que llevo puestos en este instante no muy estéticos y diría funcionales, muy adecuados para lo que me he dedicado el ultimo par de años, vagar.

Ahora, volviendo a la frase de la dictadora de mi abuela, ¡no se porque, ja! Tuve que recordar a las mujeres que han estado a mi lado de alguna u otra manera. Con esto me refiero a las hijas de perra que te dan la espalda cuando mas las necesitas.

Empecemos obviamente con la primera, una rubia, a decir verdad, bastante escultural, parecida a la pornstar Nina Hartley, una de esas bellezas con las que imaginas todas las etapas de tu vida, como la pobreza, la riqueza, el éxito, la belleza, los viajes, las cogidas, lo tremebundo, incluso hasta la rehabilitación. Bueno a ella honestamente solo le conocí dos pares, unos zapatos típicos de escolar, negros de punta redonda con una tira que agarraba bien el pie por eso de las caídas ¿o yo que sé?, siempre limpios y brillantes sobre esas calcetas blancas igual de pulcras. Siempre imaginaba cogiendomela con las piernas en el aire y ese uniforme, por cierto bastante feo, pero que cumplía con esa fantasía de la niña escolar. Era tan limpia y clásica la perra, que daba asco, su contraparte debe ser que coge como si te matara tal y como Nina lo hace en sus videos.

La segunda era tan estupida y ridícula como sus tenis, aun así la quise y diría que bastante, ella usaba converse, si algo odio en esta vida son los converse, primeramente parecen como de ladrón, ladrón de segunda, sin clase, de esos que se meten a robar por las madrugadas y traen puestas esas mierdas para no hacer ruido, y en segunda son incomodísimos, no sé como los pueden llevar puestos mas de un par de horas. Recuerdo un par de sus converse con colores chillones y eléctricos, naranjas y verdes ¿Qué tendría en común conmigo? Tendré que echar un vistazo a mis tenis. Cogia bien, aunque no apretaba lo bastante, bueno… eso en aquellas épocas, ahora dicen que la mama como diosa.

De la tercera, he de mencionar que es de la que más me han gustado sus zapatos, o la mayoría, ¡NO! Todos me han gustado…
De lunes a jueves utiliza tenis ya que al igual que yo hace ejercicio, y se necesita un buen cambio de ropa y un buen par de tenis para poder ir presentable a la escuela y después ir al gimnasio, sus tenis siempre son de marca, llamativos, estéticos, bien proporcionados con el pie y el cuerpo, tal y como un diseñador debe usarlos.

Los viernes, como yo, casi siempre utiliza zapatos, por eso de salir a echar los tragos después de la escuela y verte mas presentable que en toda la semana. Sus zapatos siempre son bajos, la mayor parte de las veces, como de bailarina (que por cierto es una de ellas) dejando ver un empeine delicado y casi transparente, que junto con esos diseños del zapato, hacen que sus pies sean horriblemente agradables a la vista. Lo cual me hace sentir que equilibra su superficialidad con su sencillez utilizando zapatos cómodos pero caros y lindos. A esta zorra aún la deseo, tiene un culo de más de diez, me la podría tirar día y noche hasta desfallecer de cansancio.

La cuarta…
A la cuarta ya la cogí y usa converse.

En estos momentos salgo con una chica que aun no puedo descifrar muy bien lo que me quieren decir sus papos o tal vez simplemente no lo quiero ver. Usa unos zapatos mejor dicho zapato-tenis (si es correcto el termino) como de niña, con adornos brillantes y tiras de belcro, digamos infantiles, eso si, con colores oscuros y elegantes. Así que espero regalarle un buen modelito de adidas Gazelle o algo así., digo, para que me guste aun más la zorra.
ATTE: CANOLLI MAN